Zapata

 

Coinciden los más acreditados tratadistas en afirmar que este antiguo apellido, algunas de cuyas ramas alcanzaron la nobleza, procede del antiguo reino de Aragón, desde donde se extendió, a la par que avanzaba la Reconquista, por toda la Península, pasando también a la conquista de América.


Según los estudiosos consultados, el apellido Zapata procede de la zona aragonesa. Concretamente, Fernando González-Doria señala dicha procedencia y añade que a lo largo de su historia, el apellido se repartió por otras tierras de la Península Ibérica y también por diversos países de América Latina.

 

Dice el insigne tratadista don Francisco Piferrer que era la de Zapata una antigua casa de ricos hombres, descendientes de la casa real de Aragón.


El primer caballero de este apellido de quien se tiene noticia, fue García Zapata, alcaide de la ciudad de Calahorra por los años de 1214 a 1216, pero se considera como tronco o principal ascendiente de esta ilustre casa a Pedro Sánchez Zapata, llamado el de Calatayud, por ser natural de dicha ciudad, señor de las baronías de Valtorres y de la Vilueña, quien acompañó al rey Jaime I “el Conquistador” en la conquista de Valencia, que llevó a la ocupación de dicha ciudad por las huestes aragonesas.

 

Hasta la tierra temblaba cuando los Zapata salían a la batalla a cosechar gestas heroicas. Y es que, contrario a la imagen negativa que algunos tienen sobre este apellido, los Zapata se caracterizaron siempre por su origen noble. “¡Nobilísimo!”, afirma el genealogista antioqueño Rodrigo Escobar Restrepo, quien recalca que hace más de 300 años todas las familias nobles del Valle de Aburrá se mezclaron con Zapata. Era un honor hacerlo. La dote que la mujer tenía que pagar por esta unión se quedaba siempre corta ante la importancia que tenía casar a una hija con un representante de este apellido. Y tal fama no era gratuita.

 

APELLIDOS DERIVADOS

A veces, por razones fonéticas o de tipo lingüístico, de un apellido proceden diversos derivados. Todos ellos tienen la misma historia y escudo de armas que la forma primitiva. En el caso del apellido ZAPATER se puede considerar derivado del primitivo Zapata.

 

CALATAYUD: Aragonés, derivado del de Zapata. De la ciudad de su nombre (Zaragoza). Proviene casi con seguridad del apellido Zapata con el que comparten armas. Probablemente alguno de los caballeros que luchaban con el rey don Jaime I, de Aragón, al ocupar esta plaza, adoptara su nombre como apellido. El apellido se extendió rápidamente por España, con preferencia en ambas Castillas, en concreto en la provincia de Ciudad Real es frecuente encontrarlos.

 

ALFARO: Ilustres autores, entre ellos Pedro Vitales, afirma que el linaje Alfaro tuvo su origen en Aragón, y que procede del de Zapata, porque fue tronco suyo Garcés García de Zapata, Alcalde de Calahorra, quien, por haber sido heredado en la entonces villa de Alfaro, tomó el nombre de ésta por apellido, continuándolo sus sucesores. Acaso esta última versión sea, en efecto, la más acertada, pues hay detalles históricos de los primeros tiempos de la ciudad de Alfaro que coinciden con algunas de sus afirmaciones.

 

TÍTULOS NOBILIARIOS RELACIONADOS

Los siguientes títulos han sido creados por monarcas de las diferentes dinastías españolas. Se hallan relacionados en el "Diccionario de mercedes nobiliarias españolas ocupadas y vacantes": -El título de Marqués de Zapata fue concedido por el monarca español en Sicilia en 2 de diciembre de 1681 a Victoria Zapata de Tassis, del que existen antecedentes en el Archivo General de Simancas.

ORIGEN DEL APELLIDO:

Cabe señalar que el origen del apellido Zapata procede de los lejanos tiempos de la Reconquista en los cuales diversos caballeros prestaron sus servicios a reyes y nobles españoles que lucharon contra los musulmanes.

Se trata de un rancio y noble apellido que tiene su origen en la casa real del reino de Aragón.

 

Familia infanzona oriunda de Uncastillo, más tarde afincada en Calatayud; otra rama marchó  a Valencia en el siglo XIII.

La rama de Calatayud está documentada desde 1259 en la persona de Juan de Zapata, Justicia de Aragón, doctor en Derechos, Prior del Santo Sepulcro y escritor.

 

Como ya se anotó, a quien se considera como principal ascendiente de esta casa y tronco de la misma es, a don Pedro Sánchez Zapata, llamado "el de Calatayud".

Respecto del apellido Zapater, se considera que procede de Zapata.

 

En cuanto al origen etimológico y significado del apellido Zapata, el reputado lingüista Gutierre Tibón nos dice que proviene de "zapata", "calzado que llega a media pierna", de "zapato", "calzado que no pasa del tobillo", del turco chabata.

 

DISTRIBUCIÓN:

D. Rodrigo Zapata fue descendiente de don Pedro Sánchez Zapata, cuyo hijo primogénito Rui Sánchez Zapata se crió desde niño en la cámara de la infanta doña Leonor, hija del rey don Pedro IV, de Aragón, y ya mayor, acompañó al rey en calidad de doncel cuando la infanta se trasladó a Soria para unirse en matrimonio con el infante don Juan, que posteriormente fue rey de Castilla y León, el primero de ese nombre. Más tarde, Rui Sánchez Zapata, dada la confianza que en él tenían los reyes, fue copero mayor del rey don Enrique III y del rey don Juan II, éste le otorgó gran heredamiento en la ciudad de Madrid, donde fundó casa e hizo su asiento y casó con doña Mencía de Ayala, señora de la Villa de Barajas.

 

Los Zapata tuvieron en la villa de Madrid cinco mayorazgos. Es casa "antigua y nobilísima (...) de ricos hombres en el Reyno de Aragón, de la qual han salido grandes y valerosos caualleros", que se estableció en Madrid a principios del siglo XV.


Del mayorazgo principal formó parte Juan Zapata el Arriesgado -llamado de esta forma "por el valor con que acometía sin temor los peligros de la guerra"-, que fue tercer señor de Barajas y copero mayor de Enrique IV y de los Reyes Católicos. Sus casas estuvieron en la plaza del Conde de Barajas -título que poseyó el mayorazgo desde 1580-, y en la actualidad albergan las dependencias de la Comisión Episcopal de la Liturgia.


Muy cercanas tuvo sus casas el mayorazgo fundado en 1485 por Juan Zapata el Ayo, comendador de Hornachos por la orden de Santiago, caballerizo mayor de Enrique IV y ayo de Su Alteza Real, el príncipe don Juan, hijo de los Reyes Católicos: estaban en la plaza del Conde de Miranda, y las figuras que servían de adorno a su balcón principal les dieron el nombre popular de "casa de los Salvajes".

 

El apellido se estableció también en Castilla, principalmente en las provincias de Soria y Burgos. De todas maneras, es en los pueblos de la Comunidad Murciana donde el apellido tiene más arraigo. Se destacan los lugares de Los Dolores de el Plan, Miranda y Cartagena. Posteriormente, miembros de la familia Zapata se trasladaron a otras zonas de la Península Ibérica.

Una de las principales ramas de este preclaro apellido es la constituida por los Zapata de Calatayud, que proviene precisamente del primeramente citado don Rodrigo Sánchez Zapata.

 

Cabe señalar, como aspecto remarcable, que el apellido estuvo presente en diversos países de América Latina desde los primeros años de la conquista. En esta época el apellido, procedente de tierras aragonesas, se estableció en tierras peruanas, mejicanas, colombianas y chilenas. La existencia, en aquellos lugares, de topónimos llamados Zapata demuestra la implantación del apellido desde los primeros años.

 

PERSONAJES DESTACADOS:

 

Juan Álvaro Zapata, cisterciense, profesor de la Universidad de Alcalá, abad del monasterio de Veruela y obispo electo de Bosa (Cerdeña) y de Solsona, donde falleció.

Pedro Zapata, prior del Santo Sepulcro y Limosnero de La Seo de Zaragoza.

Luis Zapata: Licenciado, consejero Real, letrado de las Cortes, de los Consejos de Estado, Guerra, Indias y Justicia, en tiempos de Fernando el Católico y Carlos V, 1er Señor del estado de Çehel de las Alpujarras, y fundador de su mayorazgo.

Francisco Zapata:señor de Çehel de las Alpujarras, comendador de Hornachos, OStg, Mayordomo de Carlos V(+1544) casado con María Portocarrero, nieta del 2º conde de Medellín.

Sancho Zapata, diputado del Reino de Aragón y poeta.

Guiomar Zapata Carrillo de Mendoza: 5a condesa de Priego, señora de las villas de Algecilla, Tamajón, Terracines, Palazuelos, Ulula y Ulela, falleció 1540.

Juan Zapata: Prior del Santo Sepulcro de Calatayud.

“Los muy ilustres señores don Juan Zapata, prior del Santo Sepulcro de la ciudad de Calatayud, Lupercio de Ortal canónigo de la santa iglesia metropolitana de S. Salvador de Zaragoza, don Juan Jiménez de Urrea conde de Aranda, don Enrique de Palafox, don Miguel Omedes de Eril, Juan Lastanosa, Miguel López escribano principal de la Diputación, y Pedro Luzón de Ateca diputados del reino de Aragón mandaron imprimir los cinco libros primeros desta Historia del rey don Fernando el Católico, que compuso Jerónimo Zurita secretario de Su Majestad, y cronista del reino, a costa y expensas dél”.

Rodrigo Zapata y Palafox, consejero de Indias durante el reinado de Felipe II, comisionado del rey ante la Santa Sede y el rey de Francia, historiador y escritor.

 

Don Rodrigo Zapata y Palafox:

Trayendo pleito don Francisco de Palafox, señor de Ariza, con Su Majestad Don Felipe II, que fue el primero que tuvo titulo de Marqués de Ariza, como caballero noble y vasallo fiel, renunció su pretensión y causa en manos de Su Majestad, para que hiciese en ella lo que más fuese servido. Lo cual visto por el prudente Rey, le envió a decir: «Que pues había fiado de sus manos su hacienda y estado, mandaría se mirase bien su justicia. Y así con todo amor y serenidad nombró dos Jueces para que le desengañasen si con buena conciencia podía renunciar el pleito». Éstos fueron Rodrigo Vázquez, de su Consejo, y don Rodrigo Zapata y Palafox (a quien nombró, con ser primo hermano del de Ariza) que era Oidor del Consejo de Indias, y resolviendo que Su Majestad no tenía justicia, se allanó y envió a decir a don Francisco: «Que de allí adelante se serviría del, como de tan fiel vasallo y leal caballero».

 

Francisco Zapata de Cisneros y Osorio, Primer Conde de Barajas, Caballero de Santiago, señor de la Alameda, comendador de Guadalcanal, corregidor de Córdoba hacia 1572, Asistente, capitán general de Sevilla y su tierra, Mayordomo mayor de la reina Ana, Ayo y Mayordomo mayor de los príncipes de la Casa Real, presidente del Consejo de las Órdenes, del Consejo supremo de Castilla, y de los Reales Consejos de Guerra y Estado. 

Catalina Zapata de Mendoza, hija de Francisco Zapata de Cisneros y Osorio, 6o señor y 1er conde de Barajas, y de María de Mendoza, hija de Juan de Mendoza, hijo 2o conde de la Coruña, y de María de Mendoza de los señores de Beleña y Valhermoso, nieta del 1er duque del Infantado. Casada con Pedro Fernández Manrique 6º Conde de Osorno y luego con Pedro Zapata de Cárdenas, Caballero de Santiago.

Diego Zapata de Mendoza, 2º conde de Barajas, señor de la Alameda, Rejas y Torrejoncillo, mayordomo de Felipe II, comendador de Montealegre. Casó con María Riederer von Paar, dama de la reina Margarita de Austria.

Margarita Zapata de Mendoza y Riederer von Paar, primeramente menina y dama de la Reina Isabel de Francia ( primera mujer de Felipe IV) luego después de viuda, dueña y señora de honor de la reina María de Austria, aya de la infanta María Teresa y Camarera mayor de esta princesa en su primer viaje como reina de Francia, hija mayor de Diego Zapata de Mendoza, 2o conde de Barajas.

Pedro Zapata de Mendoza y Cisneros: Caballero de Santiago (23-XII-1636), gentilhombre de boca de Felipe IV, Capitán General, Hijo 2º de Diego Zapata de Mendoza, II Conde Barajas y de María Riederer, dama de la Reina Margarita de Austria. Fue capitán del tercio de D. José de Saavedra  desde su formación (1637)  hasta que regresó a la corte, con licencia, en 1639. Luego sirvió de capitán de caballos y Maese de Campo en Cataluña, pasando después a Indias. Fue  gobernador y  Capitán General de la Provincia de Antioquía, en el Nuevo Reino de Granada, luego de la Provincia de Cartagena, en interinidad, por provisión de de 2-I-1648. En 1654 fue designado gobernador en propiedad de la provincia de Cartagena, donde murió cuatro años después, tras haber construido el nuevo canal y el castillo de San Felipe de Barajas.
J.A. Álvarez Baena dejó una breve semblanza suya en “Hijos de Madrid”, IV,222 (Madrid, 1789),
pero se tiene del personaje una monografía de Julia HERRÁEZ S. DE ESCARICHE: “Don Pedro Zapata de Mendoza, gobernador de Cartagena de Indias”.—Sevilla, 1946.

DON PEDRO ZAPATA DE MENDOZA

En la primera mitad del siglo XVII, y viendo claramente las grandes ventajas que suponía unir las ciénagas con el río Magdalena, varios gobernadores de Cartagena se interesaron por este proyecto, el cual, como se dijo, estaba en el ambiente de la época, pero sin que sus gestiones tuvieran éxito. Por fortuna llegó a este cargo, ya a mediados de siglo, don Pedro Zapata de Mendoza, personaje ilustre, hijo del conde de Barajas y sobrino del cardenal Zapata, virrey de Nápoles. Había, además, estudiado jurisprudencia en la Universidad de Salamanca y para él estaba reservada la realización del grandioso canal.

En efecto, apenas se hizo cargo del mando, Zapata vio cómo la construcción de aquella obra era de vital importancia, y en seguida se puso en acción: el 25 de octubre de 1649 reunió al Cabildo, cuya autorización preliminar obtuvo; visitó luego el lugar de las futuras excavaciones, asesorado por el ingeniero don Juan de Somovilla y Tejada, quien a la sazón dirigía las obras de fortificación de la ciudad; y, a su regreso, volvió a reunir el Cabildo para tomar ya decisiones definitivas. Allí los peritos presentaron su dictamen.

El problema principal era la cuestión económica. Largas discusiones hubo al respecto entonces, hasta que se resolvió hacer un empréstito «a censo». Se creyó que tratándose de una obra de interés general, todos los puertos del río contribuirían a los gastos de aquella, pero ninguno se dio por enterado, salvo el de Simití, que contribuyó con 10.000 pesos, así que todo iba a pesar solamente sobre el erario cartagenero. Por lo tanto, el generoso y progresista gobernador Zapata no sólo aportó sus sueldos, sino que dio fianza personal para el préstamo que se hizo a las monjas de los conventos de Santa Clara y de Santa Teresa, que eran los bancos de aquella época.

Y comenzaron los trabajos. Apelando a indios, esclavos y gente de todas las encomiendas y haciendas de la región, desde Cartagena hasta Tolú, el gobernador Zapata de Mendoza logró reunir cerca de dos mil hombres, sobrestantes y oficiales. Fue —dice Ybot León en su obra La arteria histórica del Nuevo Reino de Granada— «la obra de América en que hasta aquella fecha, y mucho tiempo después, hubo a la vez el mayor número de operarios», los cuales llegaron a constituir un verdadero pueblo nómada a medida que las obras avanzaban. Y puede imaginar el lector los problemas de maestranza, de avituallamiento, sanidad, y logística en general, que aquella aglomeración humana representaría, y que tuvieron que vencer los directores de la obra. Esto es un aspecto completamente olvidado de la construcción del Canal del Dique, que podría tal vez ser investigado en el Archivo de Indias, o en el Nacional, y publicado, para gloria de quienes en época tan remota lograron llevarla a cabo.

De acuerdo con el trazado, el canal debía seguir una ruta distinta de la del camino mixto hasta entonces recorrido, aunque en él tuviese su inspiración. «Pero la empresa no era fácil», sigue diciéndonos Ybot León con base en documentos de la época: «El cauce se extendería 4.500 varas desde la Ciénaga de Palenque hacia el río, por una parte; y 2.000 hasta la de la Matuna, con una anchura de 17 varas de una a otra orilla y una profundidad media de 5 varas», y para esto era preciso hacer una tala de árboles que cubrían un área de cinco leguas de extensión. Por lo que puede suponerse la enormidad de la obra emprendida, en una época en que sólo las únicas ayudas instrumentales del hombre eran el azadón, el pico, el hacha y el machete.

Los trabajos duraron seis meses, un tiempo francamente breve para la enormidad de la obra.

«Se abrieron —le dijo el ingeniero Somovilla y Tejada en oficio al Cabildo— 5.000 varas de terreno en fondo, y casi ocho en lo que más, y cuatro en lo que menos; en once varas de ancho en casi cinco leguas de montaña espesa de arboleda, para que quedara navegable en todo tiempo del año, no sólo para vaxeles de menor porte, sino para los de mayor. En la parte de Matunilla se abrieron dos mil cien varas de terreno en ancho de otras once varas y en cuatro y tres varas de fondo, siendo lo más difícil de esta obra el hacer estacada, abrir canales, arrancando desde bajo del agua raíces de manglares y gran maleza para dar canal y cómoda disposición a esta navegación, y todo se ha ejecutado en seis meses de tiempo...».

Antonio Zapata de Mendoza, 3er conde de Barajas, conde de Coruña, marqués de la Alameda, mayordomo de Carlos III. (nacido 11.3.1604, fallecido 1666).

Antonio Bernuy Zapata, 2º Marqués de Benamejí, Gentil hombre de Cámara del señor Rey don Carlos III y Menino de la Sra. doña Mariana de Austria. Hijo de José Diego Bernuy, I Marqués de Benamejí, Mayordomo del Señor don Juan de Austria. Primer Marqués por merced de la Sra. Madre del Rey don Carlos II. (Concesión 4 sep. 1674 expedida carta y 23 mayo 1675), el cual  casó en primeras nupcias con doña Francisca Zapata.

Diego Zapata de Silva y Guzmán, 4o conde de Barajas, murió 11.12.1684, hijo de Antonio Zapata de Mendoza, 3er conde de Barajas,  y de Ana de Silva Guzmán Portugal y Silva, (nacida 1.2.1611, fallecida 25.12.1665).

Leonor María de Zapata de Silva y Guzmán, hija de Antonio Zapata de Mendoza, 3er. conde de Barajas, y de Ana María de Silva y Guzmán, de los duques de Pastrana, príncipes de Melito, Grandes de España de 1a. clase.

María Zapata de Cárdenas, dama de la Reina de Hungria, hija de Pedro Zapata de Cárdenas, comendador de Dos Barrios, OStg, del Consejo de Guerra y veedor general del Reino de Sicilia, y de Catalina Zapata de Mendoza, condesa viuda de Osorno, hija de Francisco Zapata, 1. conde de Barajas, señor de Rejas y la Alameda, comendador de Guadalcanal, Trece OStg, Consejo de Estado de Felipe II. mayordomo mayor de la Reina Ana, y de María de Mendoza, nieta del 2. conde de la Coruña.

Juan de Zapata, Virrey Interino de Cerdeña (1601-1602): era Gobernador de Caller y de Gallura; fue nombrado Virrey interino de Cerdeña en 1601 en ausencia de Don Antonio de Coloma y gobernó el Reino hasta el año siguiente.

Manuel Zapata, señor de la villa de Torrehermosa, gentilhombre de la boca de los reyes Felipe II y Felipe III.

Aldonza Zapata, señora de la baronía de Trasmoz.

Antonia Zapata Carrillo de Mendoza: XI Condesa de Priego. Casó con Rafael Garcés, Señor de Santacroche.

Lope Walter Zapata, 7o. señor de Daracalde y Viveros, conde del SRI (1633), señor de Bollero, menino de la infanta Isabel.

Pedro Pablo Ximénez de Urrea, olim Fernández de Heredia Zapata de Calatayud, 6o. conde de Aranda, vizconde de Biota y el Bayo, prov Zaragoza, Grande de España, señor de Vilueña y de Valtorres (por compra de su lejana deuda Ana Polonia Manrique de Lara y Martínez de Luna, condesa de Morata, marquesa de Vilueña, condesa de Osorno, duquesa de Galisteo, marquesa de Malpica, Regente el Oficio de la General Gobernación (gobernador general de Aragón).

Francisca Fernández de Córdoba Zapata y Mendoza, Testó en Granada 10.12.1615 ante Juan Fernández de Molina, escribano público, y codicilo cerrado 13.1.1623 ante Juan Tomás Larrea, escribano de SM, hija única de Gabriel Fernández de Córdoba, señor de parte de Albendín (juntamente con Pedro, su hermano), capitán general de Granada, hijo 7o. del 3er. conde de Cabra, y de Ana Zapata de Mendoza, señora de las Guájaras, hija sucesora de Juan Álvarez Zapata, 1er. Señor del mayorazgo de las Guájaras, Veinticuatro de Granada, y de Leonor de Mendoza, hija única de Pedro Hurtado de Mendoza, Adelantado de Cazorla, señor de Tamajón, Serracines, Palazuelos y Algecilla, hermano del 1er. duque del Infantado.

Ana Zapata de Mendoza, señora de las Guájaras en las Alpujarras, hija única y sucesora de Juan Álvarez-Zapata olim Juan de Bustamante de Aguayo, el Mozo, Veinticuatro de Granada, señor de las Guájaras (Guájar-el-Fondòn y Guájar-el-Faragüit), primer poseedor de su mayorazgo, y de Leonor de Mendoza, hija única de Pedro Hurtado de Mendoza, Adelantado de Cazorla, señor de Tamajón, Serracines, Palazuelos y Algecilla, hermano del 1er. duque del Infantado, y de Juana de Valencia, su 2a. mujer, dama de la Reina Católica, de la casa de los Mariscales de León.

Bernardino de Meneses Bracamonte y Zapata: I Conde de Peñalva, - Nacido hacia 1625 en Talavera de la Reina, Toledo, Castilla la Mancha, España.

María Micaela Zapata y Chacón: nacida h 1657 Hija de Francisco Zapata y Suárez de Mendoza y de Isabel Chacón de Mendoza, 4ª condesa de Casarrubios (nacida h 1630). Casada en el Alcázar de Toledo 31.08.1677 con Juan António de Orozco y Manrique de Lara, 3. marqués de Mortara, Olías,Sarrial e de Cabra (nacido h 1652), tuvieron los siguientes hijos Manuel de Orozco y Zapata, Rodrigo de Orozco y Zapata, Bartolomeu de Orozco y Zapata, Isabel de Orozco y Zapata, Francisco de Orozco Manrique de Lara y Zapata, 4. marqués de Mortara, Olías, Sarrial e Cabra (nacido h 1677) casado con Isabel Antónia de Villela y Vega

Agustín Domingo de Bracamonte y Villalón Zapata Figueroa: 14. marqués de Cañete, 5. marqués de Fuente el Sol, marqués de Navamorcuende, Grande de España, señor de Cespedosa (x2. Micaela María de Castejón y Salcedo de los condes de Fuerteventura, + 1796), + 1786, hijo de Gaspar Ventura Bracamonte y Zapata, 4. marqués de Fuente el Sol, Sargento mayor de Vélez y de Marbella, * Madrid, baut allí (San Nicolás) 14.7.1642, + 13.12.1733, y de Catalina Victoria Villalón y Mendoza, Málaga el 31.7.1707

Dionisio Ximénez de Urrea olim Fernández de Heredia Vera de Oriola Zapata de Calatayud Jover Claver Fernández de Híjar, señor y marqués de la Vilueña (confirmado 30.3.1691), 7o. conde de Aranda, vizconde de Biota y Rueda, Grande de España, señor de Valtorres, Biota y del Bayo, comendador de Bélmez, bautizado en Zaragoza (San Gil) 10.2.1648, falleció en Zaragoza (San Gil) 19.1.1693, después de haber otorgado testamento.

Juan Luis de Contreras Zapata y González de Andia: IV Conde de Alcudia, Nacido h. 1706.Hijo de Francisca Zapata de Mendoza y Muñoz. Falleció en Granada 1760.

Juana María de Grácia de San Clemente Monroy y Meneses Bracamonte y Zapata: IV Condesa de Peñalva, -- Nacida hacia 1717.

José Diego Gutiérrez de los Ríos y Zapata: 5o Conde de Fernán-Nuñez, Grande de España, Capitán General de Armada del Mar Océano, casado con Charlotte Félicité de Rohan-Chabot, de los ducs de Rohan, Princes de Léon.

Francisco de Orozco Manrique de Lara Zapata: 4. marqués de Mortara, 3. marqués de Olias y Zarreal, menino de la Reina, viuda de Carlos II, + 21.12.1729, hijo de Juan José de Orozco Manrique de Lara, 3. marqués de Mortara, 2. marqués de Olias y Zarreal, caballero de Santiago, comendador de la Oliva (4.6.1674), mayordomo y gentilhombre de cámara del Rey, maestre de campo en Flandes y Cataluña,* Barcelona, + el Escorial 26.4.1700, y de María Micaela Zapata Chacón Sandoval y Rojas, dama de la reina Mariana de Austria, hija de Francisco Zapata, comendador OCal, del Consejo de SM y Cámara de Castilla, y de Isabel Josefa Chacón y Cárdenas, 4. condesa de Casarrubios del Monte.

María Antonia Ximénez de Urrea Fernández de Heredia Zapata y Vera Rocafull y Rocabertí, marquesa de la Vilueña (no sucedió en el condado de Aranda, por ser de rigurosa agnación), falleció en Zaragoza, 16.12.1726

Diego de Vargas Zapata y Luján: 1er marqués de la Nava de Barcinas.

Luis Zapata de Cárdenas, Conquistador de la provincia de Antioquia en el Nuevo Reino de Granada.

Antonio Zapata Gómez de Múnera, Natural de Albacete. Maese de Campo de los Reales Ejércitos en el Nuevo Reino de Granada.

Ximén Pérez VII José Antonio Vicente Zapata de Calatayud y Chaves, 5o. conde del Real, conde de Villamonte, vizconde de Chelva (casado en 1712 Inés Ferrer de Próxita, condesa de Aversa, + después de 1753), señor de las villas del Provencio y Catarroja, de las baronías de Montserrat, Pedralba y Bugarra, de Beniatjar, Foya de Salem, Millars y la mitad del Valle y baronía de Alcalá, gentilhombre de cámara de Felipe V, coronel de caballería y Comendador mayor OMont, viv 1746.

Miguel Ramón Zapater y López, benedictino español, cronista del reino de Aragón nacido en Maella (Zaragoza) en el año 1628.

Juan Zapater, pintor español nacido en Valencia en el año 1866. Se dedicó a la enseñanza y formó buenos discípulos.

Justo Zapater y Jareño, literato, periodista y dibujante español nacido en Teruel en la primera mitad del siglo XIX.

Luis de Zapata de Chaves, escritor de origen extremeño.

Ximeno Pérez Zapata de Calatayud, Conde de Rahal y Vizconde de Chelva.

Josep Zapata i Nadal, pintor de Valencia, formado en Sant Carles.

Bernardo Zapater y Marconell, sacerdote, matemático y naturalista español nacido en Albarracín, Teruel, en el año 1824.

José Zapater y Ugeda, escritor español nacido en Villena en el año 1826.

Emiliano Zapata, dirigente revolucionario mejicano. Instauró un régimen revolucionario y aplicó una reforma agraria, creó escuelas y se procuró de las obras públicas.

 

 

ESCUDO DE ARMAS:

Las armas heráldicas usadas son generalmente un escudo de gules con tres zapatas jaquelados de oro y sable y una orla con ocho escudos de oro con una banda de sable cada uno;  hay otro escudo de este linaje que sobre fondo de gules lleva cinco zapatas jaqueladas de plata y sable, bordura también de gules y ocho escudetes de oro con una banda de azur.

 

Según se recoge en la obra "Diccionario de Heráldica Aragonesa", unos Zapata originarios de Uncastillo y documentados también en Calatayud, Mallén y Zaragoza, usaron: En campo de gules, cinco zapatas de oro escaqueadas de sable; bordura de plata con ocho escudetes de oro con banda de sable.

 

Palacio de los Zapata: Es el edificio civil más importante de Mallén, Zaragoza. De estilo  neoclásico (s. XVIII), tiene cuatro plantas,  con fachada en ladrillo apoyada sobre zócalo de piedra. Destaca la rejería de sus balcones, de gran calidad. En el centro de la fachada un gran escudo de armas de la familia Zapata.  Está catalogado como Monumento Nacional.  

 

PERSONAS QUE TRAJERON EL APELLIDO A ANTIOQUIA:

Fueron varios los españoles que llegaron con este apellido a Antioquia; sin embargo, varios de ellos no dejaron descendencia, pues no dejaron varones que continuaran la sucesión.

Los siguientes españoles de apellido Zapata llegados a las montañas de Antioquia desde los tiempos de la conquista de Remedios, Antioquia, por los años de 1560, no dejaron descendencia que perdurara.

El primero del que se tiene noticia fue un capitán Juan Zapata, venido con los conquistadores Martínez de Ospina desde Victoria y Mariquita. Fue casado con doña Potenciana de Meneses, hija del conquistador Antonio de Meneses y de doña Luisa Noguerol. No se conoce descendencia de éstos. Años después llegaron a Remedios los capitanes Luis y Francisco Zapata de Cardenas los cuales pasaron de España al Nuevo Reino de Granada (Colombia); asistieron a las campañas contra los indios Gualíes y luego pasaron a Remedios. Trajeron estos señores una muy interesante información levantada en Llerena, el 9 de junio de 1578, ante el Bachiller Tinoco, teniente de gobernador y justicia mayor de la provincia de León, en la cual constan estos hechos: "Don Francisco Zapata Palencia, vecino de la Villa de Llerena, digo: que yo me quiero ir a las Indias del mar océano a los Reinos del Perú, con licencia de Su Majestad, que para ello tengo y para ello me conviene probar quién soy e las demás cualidades que se requieran y han de tener las personas que a los dichos reinos pasaren; y a los testigos que se examinen se les preguntará lo siguiente:

1. Si me conocen a mí, Francisco Zapata, y si conocieron a Gonzalo de Palencia, mi padre era hijodalgo notorio, de que le fue hecha merced a Gonzalo de Palencia, su padre y a mi abuelo, a los cuales, a mi y mis hermanos, se nos ha guardado la dicha hidalguía" ...

Citan luego una Real Cédula expedida en Segovia, el 22 de febrero de 1464, por el Rey Enrique IV, y la cual fue confirmada por los Reyes Fernando de Aragón e Isabel de Castilla en Córdoba el 10 de junio de 1492. La parte sustancial de la cédula dice: "Por ende, acatando e considerando algunos servicios que vos, Gonzalo de Palencia, hijo de Gonzalo de Avila, vecinos de la dicha ciudad, me habedes fecho e facedes, e porque sea ennoblecida e decorada e sublimada vuestra persona e linaje"…os fago e constituyo hijosdalgos notorios e de solar conocido, e podaís retar e desafiar devengar sueldos, traer armas e insignias, e vos llamar del apellido que quiesieredes". Usando de tales documentos pasó a las Indias el citado don Francisco y su hermano don Luis, trayendo el noble apellido de Zapata de Cárdenas, el más ilustre que había en Llerena, que era nada menos que el de los condes de Barajas, a cuya familia pertenecía el arzobispo del Nuevo Reino don Luis Zapata de Cárdenas, de quién se decían sobrinos.

No se sabe que suerte corrió don Francisco Zapata. Don Luis Zapata de Cárdenas se estableció en Remedios y casó con doña Mariana Valero, hija del conquistador García Valero, a quien daba el título de tío.

Por declaraciones dadas en 1598 en Remedios por el capitán Diego de Ospina y otros conquistadores se sabe algo de este capitán García Valero. Dicen estos declarantes "Que fue uno de los primeros pobladores y conquistadores de las ciudades de Victoria, Santa Agueda y los Remedios del Nuevo Reino de Granada; que por los años de 1558 entró con el capitán Asencio de Salinas a la pacificación de los indios de Victoria y a la conquista de los indios de los Remedios, donde gastó mucha parte de su hacienda; estuvo de capitán de infantería en la campaña de Tocuyo y en el desbarate y muerte del tirano Lope de Aguirre; pasó como capitán a la ciudad de Zaragoza, en compañía de don Luis Zapata, su sobrino y yerno, donde con sesenta soldados desbarató tres veces gran número de indios; y últimamente fue maese de campo del gobernador Gaspar de Rodas. Fue además tesorero real en Remedios y teniente de corregidor. El capitán García Valero, parece fue hermano de Juan Valero también conquistador y ambos eran españoles, pero no hemos podido hallar en los cronistas dato alguno sobre su familia ni el lugar de España donde naciera. Se ignora igualmente el nombre de su esposa".

Del matrimonio del capitán Luis de Zapata de Cárdenas y de doña Mariana Valero quedaron, que se sepa, tres hijos: Alonso (sacerdote), Catalina (esposa del capitán Juan de Toro, fundador de la familia de su apellido), María de Herrera (esposa de don Baltasar de Burgos Antolines).

Don Antonio Zapata Gómez de Múnera y don Victoriano Zapata SI dejaron descendencia:

DON ANTONIO ZAPATA GÓMEZ DE MÚNERA: Vecino muy apreciado en la ciudad de Antioquia, en donde ocupó entre otros el puesto de Maese de Campo de las milicias españolas, era español, natural de Albacete, en Murcia, España. Los abuelos de don Antonio eran cristianos, hijosdalgos notorios, de limpia sangre y generación, y de las más ilustres familias de Chinchilla, deudos y parientes de muchos caballeros del hábito de Santiago.

Su partida de nacimiento: “En once días del mes de mil y seiscientos y nueve años, se baptizó a Antonio, hijo de Juan Gómez de Múnera y de Francisca Jiménez Zapata. Fueron sus compadres Pedro de Royo de Cantos y Catalina Zapata, su mujer- Baptizelo yo, el Licenciado Francisco Royo”.

Para poder obtener algunos cargos, pidió a España a su hermana Juana de Cantos y Zapata, viuda de don Pedro Lasso de Hermosa, le hiciese levantar su información de nobleza. Los testigos declararon que conocieron muy bien desde que nació a don Antonio, y a Juan Gómez de Múnera, natural que fue de Chinchilla, y doña Francisca Jiménez Zapata, sus padres. Que saben que Juan Gómez era hijo de Antonio Sánchez de Múnera y de doña Beatriz Gascón; y que doña Francisca era hija de don Antonio Jiménez Zapata, Señor del Villar y de doña María de Cantos Barnuebo.  Doña María de Cantos era hija de don Gaspar de Cantos (descendiente del célebre don Martín Sánchez de Cantos, a quien los Reyes Católicos concedieron multitud de mercedes) y de doña María de Alarcón, sobrina de los Condes de Valverde.

SOBRE LA FAMILIA CANTOS

Es bastante posible que la muerte, en torno a 1500, de Martín Sánchez de Cantos, que parece frenar por unos años la expansión del linaje, y la incomparecencia de Carrasco, junto al absentismo habitual de los dos Villanueva, frenen en Albacete, siempre hasta cierto punto y hasta los años veinte del siglo XVI, la tendencia creciente a la concentración del poder concejil, que es bastante común en otras poblaciones. Sin embargo, a raíz de la crisis comunera, el círculo se estrecha un poco más aún, incorporando a algunos linajes forasteros, como el de Juan de Tárraga, o realzando a otros, como el de los Cebrián, pero cerrando el paso a algunos otros, al tiempo que se impone la rueda en los oficios. El rápido incremento del valor de la tierra, que según aseguran los testigos se ha multiplicado entre comienzos y mediados de siglo, vendrá a favorecer, de entonces adelante, a los que ya de antiguo tenían heredades y a los que las adquieren durante aquellos años (como los Cañavate en tierras de Chinchilla). En los años cuarenta, con la compra de cargos vitalicios y con la proliferación de mayorazgos y de ejecutorias de hidalguía, se acelera el proceso de inmovilización de la gran propiedad y del poder local, fundiendo en una sola las dos oligarquías del linaje y de la propiedad (incluso la tercera, pues también hemos visto que el clero pertenece en su gran mayoría a estas mismas familias). A mediados del siglo XVI, incluso años antes, los Cantos han formado un grupo de presión con familias adictas a los hijos y nietos del viejo Martín Sánchez. En el bando contrario, los Cañavate cuentan con toda una red de amigos y parientes, que les permitirá hacer y deshacer en el ayuntamiento, como hemos señalado, y tener sus clientes en Chinchilla y en otras poblaciones. Por su parte, el linaje Villanueva-Carrasco, llegará a erigirse en cabeza de otra parcialidad, aunque a menudo están ausentes de la villa, lo que acaso pudiera explicar la tardía formación de esta bandería familiar, extendida además a La Gineta –donde también veremos algunos Cañavate y Hurtado- y La Roda. Precisamente allí, en La Gineta, y también en La Roda, comenzarán muy pronto a brillar familias de hijosdalgo como las de Zapata y De La Torre, de cuya procedencia lo ignoramos todo, pero que bien pudieran proceder de Madrid y de los comuneros derrotados, que acaban enlazando con linajes autóctonos.

 

Los Anguix, los Ximénez, los Munera, los Cebrián, los Molina y demás hacendados, que han comprado sus cargos de regidor perpetuo o vitalicio, y tienen o adquieren propiedades en tierras de Chinchilla, más los que en el futuro se vayan añadiendo mediante el ejercicio de alcaldías y oficios de la Santa Hermandad, como son los Benítez y los Guerra o Diego del Peral, o los mismos Moral, los Villena, Felipe y López de Belmonte, que llegan a tener sus regimientos a mediados del siglo XVI, se mantendrán también como una cuarta fuerza, aunque muy a menudo caerán en la órbita de unos o de otros (la posibilidad de cambiar de partido, que puede influir en el siempre precario equilibrio de los linajes grandes, les dará una importancia mayor de la que tienen). Es una clase media (o, mejor, medio-alta), mucho más importante todavía que la que encontramos en otras poblaciones, pero que se distancia bastante del común y no llega a igualarse con la auténtica élite de los Villar de Cantos, Cañavate y Carrasco-Villanueva.

 

El Capitán Andrés de Cantos forma parte de la poderosa familia albaceteña de este apellido en el siglo XVI, descendiente de Martín de Cantos el Viejo o Martín Sánchez de Villar de Cantos, quien por haber tomado partido en 1478 por los Reyes Católicos frente al Marqués de Villena Diego López Pacheco, obtendría de aquéllos en 1488 una carta de hidalguía que transmitiría a sus descendientes.

La familia formaba parte de un grupo de hacendados que tenían tierras en el término municipal de Chinchilla, aunque residían en Albacete, lo que les originaba problemas con aquélla. Precisamente es una de las familias que, junto con otras igualmente poderosas, deciden, en 1564, en un concejo abierto muy restringido hacer gestiones para obtener una ampliación del término municipal a costa del chinchillano, lo que se obtendría en 1568-69; precisamente fueron un Cantos, Gaspar, y un Cañavate, Jorge, quienes se encargarían de aquéllas en la corte. Los Cañavate o Alcañavate tenían también, como los Cantos, haciendas en Chinchilla.

Parece, pues, que este grupo de poderosos deciden la adquisición del nuevo término para incluir sus tierras en el municipio albaceteño, en el cual eran, al menos en parte, muy influyentes desde sus cargos concejiles. Cantos y Cañavate parecen haber formado un grupo dentro del concejo.

Los Cantos, como otros hacendados de este grupo hubieron de entregar trigo de sus heredades en épocas de escasez (1557, 1566).

 

A esta familia, rica, poderosa y con prestigio social, pertenece Andrés de Cantos, capitán de Albacete, que en 1569 tomó parte en la batalla de Berja junto al marqués de los Vélez, al frente de una compañía de 45 infantes, mientras otro Cañavate, Francisco, dirigía otra igual.

Por pleitos de hidalguía interpuestos por miembros de la familia Cantos, a quienes el concejo discute su hidalguía, conocemos la composición de aquélla. Por otra parte, el propio capitán Andrés de Cantos, buscando, sin duda, el prestigio social, fundó un convento, el de los agustinos, del que, naturalmente, fue patrono, y un mayorazgo. Su testamento de 1581, con el recuerdo inevitable de la guerra de la Alpujarra, es el propio de un personaje poderoso, rico e influyente que, curiosamente, nos describa las armas de su linaje, lo que nos permite reconocer un par de escudos en edificios de nuestra ciudad.

Don Antonio Zapata Gómez de Múnera nació el 11 de junio de 1609. Pasó en 1640 a América, estableciéndose en la ciudad de Antioquia en donde casó con doña Ana María de Toro Zapata, hija del capitán Fernando de Toro Zapata y de doña María de Ordás y Figueroa. De este matrimonio nacieron siete hombres (Juan, Lorenzo, José Ignacio, Fernando, Antonio, Manuel, Javier) y siete mujeres (Gertrudis, María, Ana, Bárbara, Francisca, Gregoria, Catalina).

Don Antonio se trasladó de Antioquia al Valle de Aburrá y fue uno de los más ricos colonos. Tenía su hato y ranchería en el sitio de "Guayabal". Murió en su casa de dicho sitio el 29 de noviembre de 1672. Su viuda vivió hasta el 12 de noviembre de 1702.

DON VICTORIANO ZAPATA: Era español. Se desconoce sobre su familia y pueblo de origen de España. Residió en el municipio de Barbosa, Antioquia, casi toda su vida. Fue su esposa doña Isabel Jaramillo, hija de don Francisco Jaramillo y de doña Martina Muñoz Castrillón. Dejó numerosa familia. Sus hijos fueron: Tres hombres (José María, Pedro, Luis) y siete mujeres (Ramona, Liboria, Rita, Petronila, Gabina, Francisca, Jenara).

EL APELLIDO EN ESPAÑA HOY

El apellido Zapata es relativamente abundante en la geografía española, aunque es más frecuente en la región de donde procede: Aragón, Castilla y Comunidad Murciana. Sin embargo, está extendido por la mayoría de Comunidades Autónomas. En toda España hay unas 3200 familias que tienen el apellido.

Cabe destacar que el apellido enraizó desde lejanos tiempos en tierras de América Latina, y en la actualidad se encuentra ampliamente representado en el Nuevo Continente, principalmente en Perú, Chile Colombia y México.

 

BIBLIOGRAFIA

Se indican algunos de los estudios de heráldica y genealogía donde es posible encontrar información sobre el apellido. -Blasones de Armas y Linajes de España, de Diego Urbina, - -Blasones, de Juan Francisco de Hita, - -Estudios de Heráldica Vasca, de Juan Carlos de Guerra.- -Nobiliario de Aragón, de Pedro Vitales.- -Nobiliario, de Jerónimo de Villa.- -El Solar Catalan, Valenciano y Balear, de A. y A. García Carraffa con la colaboración de Armando de Fluvià y Escorsa de la "Sociedad Catalana de Estudios Históricos".- -Apuntes de Nobiliaria y Nociones de Genealogia y Heráldica.- -Diccionario Etimológico de los Apellidos Españoles-. -Nobiliari General Català, de Félix Domenech y Roura-. -Armería del Palacio Real de Madrid-. -Blasonario de la Consanguinidad Ibérica.- -Nobiliario Español, de Julio de Atienza.- -Observaciones Histórico Críticas a las Trovas.